Reseña: La isla del escritor

5197i6kmhkl

Título: La isla del escritor

Autor: VVAA (Antología)

Versión: Kindle. Autopublicación. 416 páginas. 6 de Julio 2016.

Género: Varios. 7 géneros.

SINOPSIS

La isla del escritor recoge treinta y dos historias que giran alrededor de las islas.

Nuestro particular archipiélago se divide en siete géneros literarios: ciencia ficción, realismo, fantasía, erótica, psicológica, negra y romántica. Cada relato aborda una historia, con su isla como centro. Nuestras islas, que pueden ser reales o imaginarias, están habitadas por piratas, heroínas, esclavos, asesinos, amazonas, prisioneros, robots…

Escoge la que que más te guste y conquístala.

Los 32 autores que componen La isla del escritor son una amalgama de escritores noveles y experimentados. Se complementan unos a otros y han logrado una antología de muchísima calidad narrativa.

Mil gracias a “El libro del escritor” por dejarme un ejemplar

Reseña

Esta maravillosa antología se realizó con entre los participantes de un certamen convocado por Cristina Alcaraz para sacar fondos para “El libro del escritor” y gracias a esa idea tenemos esta fantástica colección de relatos cuyo denominador común es una isla (no siempre en el sentido literal de la palabra)

Lo primero, me gustaría dar la enhorabuena por el gran trabajo de maquetación y corrección. Creo que no he visto ninguna falta ortográfica. El título es acertado y la portada es preciosa.

Para esta reseña he decidido: compartir una cita de cada relato que me haya gustado o represente el relato, así como una breve opinión sobre este y dar una nota individual a cada relato. Elegiré un favorito por género y le pondré una estrellita al lado del título.
Siento decir tan poco de cada relato pero he querido decir algo a los 32 autores. No me quiero olvidar de ninguno.

Prólogo Jose Molina 

Vamos, siéntate, ponte cómodo y relájate para disfrutar del viaje que estás a punto de comenzar.
Buena suerte lector.

Se agradece la invitación a la butaca y a la lectura de un buen libro en papel rodeada de más. Me tuve que conformar con mi silla del ordenador y mi Kindle, pero no por ello no me imaginé en la biblioteca.

Ciencia ficción

hr-eva-hellmann5

Skittles  de  Paula Treides

“Ese día todo tenía que ser de verdad. Incluso volví a utilizar cuchillas desechables para afeitarme como si quisiera cortarme accidentalmente y ver brotar esas pequeñas gotas de sangre que me harían recordar que soy humano y estoy vivo.”


Este relato de ciencia ficción pone de manifiesto las trabas de un futuro totalmente digitalizado. El último en pasar a esa virtualización es casi un terrorista de las emociones y “amenaza” a ese estado donde crees que te estás tomando un zumo de naranja, pero en la realidad no te lo estás tomando si no puedes permitírtelo. No lo sabrás, pero aún así…
Me gustó mucho la idea pero el final me pareció un poco aséptico. Me quedé con ganas de saber más. 6

El rey robot de Blas Cabanilles Folgado

“Sus focos oculares pasaron del azul al rojo.”


Maravilloso relato sobre un robot defensor de los humanos y de un “Arco de la cultura” que se encuentra en una isla. La relación entre el robot y los humanos me ha dado mucha pena, sobre todo cuando la máquina se esfuerza por complacerles pero ellos le usan. Hubo un momento en el que pasé miedo y quedé horrorizada. Me ha parecido original y me ha inspirado para escribir. Magnífico final. 8.

El templo secreto de Raquel Alonso Román

“Los tecnófilos ganaron las elecciones con mayoría absoluta cuando yo tenía seis años. Mi madre no les votó, aunque mi padre, sí, y se arrepintió de ello durante cuatro años.”


Terrorífico relato sobre la supervivencia religiosa de una familia donde la tecnología no deja lugar a la espiritualidad ni a la intimidad. Cámaras por doquier en favor de eliminar la criminalidad. ¿La criminalidad religiosa? El faro como lugar espiritual y como metáfora. El final me dejó boquiabierta. 7,5

El salto de Gustavo Macher

-Los escritores, en su proceso creativo, fuerzan al aura a generar nuevos mundos.


¡Qué fresco y que original relato! Donde se mezclan los escritores con sus obras. Un lector capaz de dar saltos interdimensionales acaba en una isla con todas las creaciones de H.G.Wells. Me encantaría conocer más saltos de este viajero, sobre todo el que se menciona de George Orwell. Me ha gustado ese toque poético sobre auras en un relato de este género. Ha sido como una brisa fresca. 8,5

Percepción de Noemí Lozano Fernández  estrella

Dijo que me comportaba igual que una chica que hubieran encontrado en una isla desierta, incapaz de hallar su lugar en el nuevo mundo que la rodeaba.

La primera isla de todos los relatos que no es en sentido literal. Un futuro aterrador que busca el perfeccionismo de las personas tanto física como mentalmente. Casi clones que se van upgradeando según la moda. Ha sido desgarrador y terrorífico. La prosa ha sido una delicia. Un relato que merecía la pena alargar un poco más. 8,5


Realismo

hr-eva-hellmann5

Todas mis islas se llaman futuro de Ignacio J. Borraz

“A veces, no puedo evitar pensar en las islas a las que nunca fui.”


Un relato que habla sobre todas las islas en la vida de un hombre a las que no fue todo por no coger un avión. Gran Bretaña, Silicia, Las baleares… Me gustó su forma de narrar los sentimientos de odio, abandono y rechazo; aunque me esperaba el final y quizás por eso le otorgo menos nota. 6

Dos días de luz de Raquel Gerra

“Ya no había ningún recuerdo que no estuviese sumergido en una masa negra.”


Un relato muy real sobre una relación tortuosa. Toda la acción se desarrolla en un aeropuerto y en los recuerdos de una muchacha que tiene una revelación sobre el hombre que ama. Detrás de las flores y los anillos hay algo muy oscuro. Puede que esté feo pero sentí una satisfacción muy grande por el final. Es un relato muy crudo que me dejó al borde de las lágrimas. 7,5

Con ropa interior de encaje y una bata de Olivia B Gastón

“El caso es que estaba yo cortándome el pelo cuando mi peluquera me comentó lo de que se acababa el mundo el 21 de diciembre.”


Las desventuras de una mujer de barrio que cree que el mundo se va a acabar. A mi, personalmente, el toque humorístico no me ha llegado, y menos rodeado de los relatos que lo acompañaban en el género.  Es esperpéntico como él solo. El final tampoco fue de mi agrado, pero creo que puede haber gente que lo disfrute (no soy el público objetivo del humor).  4

Huyendo de Wen de Rubén Almarza González

“La isla no era, ni mucho menos, la solución a sus problemas.”


Tras un golpe de estado político y militar, un grupo de personas variopintas se ven envueltos en la tesitura de viajar en un barco hasta una isla próxima para huir de su tierra. El final es apoteósico y me dejó sorprendida. Lo único que no me ha gustado del relato ha sido que no se describen apenas a los personajes y son demasiados como para que les pusiese una cara. Me hablaban de los personajes por su nombre, no conseguía llegar a relacionarlos con éste. 5,5

Los esclavos olvidados de Meritxell Terrón estrella

“En 1761 ciento cincuenta malgaches ayudaron a acabar con la trata de esclavos en las colonias francesas. Esta es su historia.”


Un relato histórico muy crudo y muy real. Me ha gustado la frase introductoria a modo de “spoiler” que hace que te intereses por la historia desde el minuto 1. Desearía que el relato fuese más largo, en parte porque creo que daba para más y en parte para sentirme igual de sola y olvidada que los esclavos en esa isla. He sufrido mucho por la protagonista y el final ha sido duro a pesar de la “premonición”. 8,5


Fantasía

hr-eva-hellmann5

El gato de Draquipélago de Ana Vigo

“Quiero decir, soy un gato, no tendría porqué saber qué aspecto tiene un dragón. Y muchos menos si es hembra o macho”.


Me ha gustado tener un protagonista felino, le ha dado un toque de fantasía que ha quedado completo con la aparición de dragones. No falta la magia y lo más importante: ¿la inmortalidad?  Quizás un poco corto y con un final abierto que deja demasiado a la imaginación. Es un relato introductorio de una historia que da para más. 6

Calas de Fárazal de Sol Arenales

“Un ruido procedente de la cala del Destino me hizo sospechar que todo cuanto decía era escrito.”


He tenido un problema terrible con el ritmo de éste relato. Me ha parecido muy apresurado, casi a la fuerza. He tenido que releerlo para ver si es que estaba teniendo un embotamiento de cabeza. ¿Quizás me ha parecido muy urban fantasy y hacia el final muy fantasioso en contraposición? Me ha gustado más la segunda parte, desde la introducción de la abuela y la explicación de las calas, la magia y los espíritus. 5,5

La heroína de Tres Males de Laura Morán Iglesias

“Toda superstición era poca para los tresmaleños, como los llamaban los de fuera. Nadie sabía ya el nombre original de la isla, pues siglos atrás alguien la apodó así y el nombre resultó tan acertado que no se molestaron en recordarlo.”


Me ha encantado toda la parafernalia del pueblo y sus tradiciones para alejar la mala suerte. He disfrutado como una enana con una protagonista tan fuerte y sus aventuras. Me ha gustado la imaginativa de la autora. El final si que no me lo esperaba, y me ha encantado el toque humorístico. 7

Noche de fuego de Rafa Zamorano

“Me escoltaban, te contaba, hacia la cima. No sé cuanto duró el trayecto; la memoria proyecta esos momentos con escasa nitidez. Recuerdo caminar, pero no cuánto. Oía alaridos y rezos detrás de mí; sentía una muchedumbre fervorosa siguiéndome los pasos, pero no sé si llegué a mirar atrás.”

La cuidada prosa del más corto de los relatos me sorprende. Cada palabra inteligentemente colocada donde debe estar. Un relato que destila emociones con pocas palabras. Bravo. 9

El océano infinito de Miriam Álvarez Elvira  estrella

“La Luna apostó la mitad de su luz y Dyehuthy la mitad de su magia. Dyehuthy ganó, y con esa luz creó cinco días nuevos para que el cielo pudiese tener a sus hijos. Por eso la Luna no tiene luz algunas noches, y por eso solo las brujas del desierto la adoran.”

Enamorada me hallo de este relato. Quizá es la temática que me encanta, pero me ha tocado el corazón. La prosa es poética y de una belleza sublime. El tema, a la par que aterrador me invitaba a seguir leyendo. Consigue más de lo que espero de un relato, que es entretenimiento. Quiero más.  9,5


Erótica

hr-eva-hellmann5

Mi perdición de Lily Tempeltom

“No pude evitarlo e incliné mi cabeza hasta la suave curva desnuda de su cuello y me permití oler de cerca ese aroma exquisito a coco.”

Mi problema con este relato han sido los clichés. Jugar a desconocidos. Un vestido rojo. Un detective que bebe whiskey… Tampoco me ha gustado la violencia que hay. Me cortó un poco el rollo al igual que un “nena” que hay por ahí. Esto es ya más personal.
Aunque volví a sentir un cosquilleo cuando se describe la parte de la penetración. Aún así, también diré que me ha parecido un tanto largo para la escena que es, ya que no hay trama. 5,5

Amor en las Shetland de Alicia Hertz

“Sois preciosa, tenéis un cuerpo con el que he fantaseado desde que os vi entrar en el local y nos hemos conocido un poco. A mi me gustáis. ¿Os gusto yo a vos?”

Me pilló desprevenida la ambientación de época. Gratamente. No hay nada más sexy que el consentimiento y un kilt escocés. Willam lo pide (al menos al principio…). Me ha gustado que haya una trama, aunque haya sido un poco predecible y el final un pelín precipitado. La escena de sexo me ha producido cosquilleos en las partes bajas de mi cuerpo. 6,5

Amazonas de J.C. SANCHEZ   estrella

“Los que dominan. Los que se imponen. Yo. Me llamo Asa y estás en mi isla.”

Me ha gustado la idea de meter un cronista o más bien un “juntaletras” para que escriba todo lo que sucediese en la isla dominada por mujeres que han sido maltratadas por hombres y buscan venganza. Tiene un toque de amor, mucho sadísmo, un plan maquiavelico y uno magistral. La narración es directa y sencilla, lo que importa es esa fantástica trama. 8,5

El barco pirata  de Audrey Hawes-Mayayo

“Con cada prenda que caía ella sentía que la pasión le consumía un poco más y se dejó llevar; por una vez no estaba cansada ni le dolía la cabeza”.

La monótona vida de Mónica se ve irrumpida por un recuerdo. Una nota la cita en la entrada del parque de atracciones.
Lo que quizás no me ha gustado la contraposición de descripciones eróticas no tan explícitas con la bacanal que se forma en el barco pirata que me parece un poco burdo. Me gusta como está escrito, pero no lo que está escrito. 4,5


Psicológica

hr-eva-hellmann5

 

Una isla imaginaria de z666 estrella

“Se sentía tan pletórico que a menudo echaba a correr por la playa hasta caer exhausto o ideaba fantásticos planes en los que convertía su pequeño huerto en una explotación de tomates que lo haría rico y famoso. Tanto como para poder retirarse y vivir tranquilamente, en algún lugar apartado. ¿O eso ya había sucedido? No lo sabía con certeza”.


Relato atípico sobre un hombre que harto, se va a vivir a una isla. Se lleva poca cosa, pues tendrá tiempo para construir tanto casas como personas imaginarias que las ocupen. Entretenido, volátil y con una chispa de realismo. “Siempre nos quedará Brasil”. 9

Volviendo a existir de Dia Dol

“Tras unos minutos indefinibles, algo en mi mente se movió, de forma que me ordenó sonreír. Su emocionante discurso se volvió a romper y, al mismo tiempo, sus ojos parecieron perder color, como si una estrella brillante cayera en un pozo profundo.”


Un relato trágico que narra lo que ocurre cuando algo se rompe dentro de una persona. Lo que hay tras una sonrisa falsa. El canto de una sirena… Doloroso pero necesario. Me esperaba otro final, el que tiene no me convenció del todo. 6,5

La isla del diablo de Luisa Gil.

“La selva es dura para los que huyen. Hay que correr durante el día y buscar una forma de salir de aquí antes de que llegue la noche. Solo llevo conmigo lo que pillé a mano según escapaba: un cuchilllo y unas bengalas.”


Una historia de terror en el cual se busca escapar de una isla donde, además de carceleros hay unos guardianes muy peculiares. Siempre recordaré el sonido de los huesos rompiéndose. La angustia y el apremio están muy bien descritos. La agonía del final está muy conseguida. El ritmo de la narración es solo roto por la focalización en una narración pasada en la que el protagonista se basa para intentar salvarse. 7,5

Memento mori de Carlos A. Miralda

“Donde tú has divisado un firmamento negro y carmesí, a mi se me ha permitido ver el radiante sol. En el mismo lugar donde se te castiga con la oscuridad a mí se me ha premiado con el resplandor de cada día”.


Una prisión. Una cuchilla. Una isla. Un lugar desconocido. Un sitio al que alguien quería llegar antes de tiempo y que le es negado por sus actos. Un título muy acertado para este relato. Recuérdalo, memento mori. Pero no como queremos. 7,5

Dewanee  de Ana Cataria

“Los átomos de Dewa se propagarían por el nogal a través de sus raíces. alimentándolo y pasando a formar parte de él.”


En un principio, la narración se me hizo espesa. Demasiado irreal para entender que estaba tratando el relato. La sorpresa vino cuando, gracias al final, me replantee verdaderamente todo lo leído. Un giro de locura. 8


Negra

hr-eva-hellmann5


Escala en Gran Caimán
de Avelina Chinchilla

“Solamente necesitaban un poco más de tiempo para poder cantar la victoria definitiva. Al otro día, cuando abriesen los bancos, procederían con la segunda parte de su plan y luego se marcharían”.


Un relato de novela negra. Un déspota hombre rico; una mujer que no se merece como la tratan y un amante. ¿Quién será el que sobrevivirá? Buenas descripciones aunque quizás un tanto frío en ocasiones. Los mundos de la novela negra suelen pecar de demasiada acción y poco sentimentalismo frente a cadáveres. Un minuto de silencio. 5,5

Negro, dulce y humeante de Antonio J Hernández de Molina

“Aki en la carcel estan pasando cosas mu malas. Por favor, inbestigar”.


No dejéis que os ciegue la cita, no es que el autor no sepa escribir, es la característica de un personaje misterioso que lanza un mensaje en una botella. Me hubiese gustado ver un poquito más de misterio, aunque me ha encantado la decadencia del protagonista, se ha comido quizá parte de la historia. El ambiente sórdido y las personas mugrientas están muy bien conseguidos. 6,5

El compás a ritmo de blues de Jose Molina estrella

“Ha caído de espaldas sobre la calzada. A medida que me acerco veo algo en su figura que me es familiar. ¿Es uno de los chicos de Scalloni? No… Empiezo a bajar el arma cuando por la calle sur veo las luces de un coche que se acerca. Joder, tengo que largarme de aquí.”

Un detective clásico, de gabardina y revolver se enamora de quién no debe. Acción desde el primer momento. Esquirlas de cristales, amalgamas de metal y balas perdidas. Rápido e intrépido y con un final que rompe corazones. 7


Romántica

hr-eva-hellmann5

 

Ih-lem y el collar de Susana Bielsa

“El efecto duraría tanto como se llevara puesto el adorno.
-Pero tiene que haber algún truco, nada en la vida es tan fácil.
-Habría uno, o más bien cinco: hallar todos los abalorios que componían el collar, a saber, dos pares de piedras y una gran perla como centro ornamental.”

La introducción se me hizo un poco pesada, pero desde el nudo y el conflicto me enamoré del cuento y de una prosa con mucha magia. Una historia de amor que supera los reinos de la tierra y los mares y los conquista con una fuerza arrolladora. 8

La isla de los fracasados de Anabel G.S

“Quizás aquel personaje era la ocasión de librarse de sus cadenas y experimentar por fin las emociones reales de la vida, aunque fuesen ficticias.”

Donde huimos los autores, allí donde nuestros personajes nos reclaman. Creo que todos hemos llegado a sentir muchas emociones por nuestros personajes, entre ellas, amor. Y, ¿por qué no? Hemos querido fugarnos a una isla con ellos, ajenos a nuestra vida en el mundo real. Me gusta cuando los escritores escriben sobre sus mundos de forma tan tierna. 7

Un lugar para soñar de Rocío Molina  estrella

“Un narrador de excepción, que en su gran barcaza, Pablo el Mayor, recorría el mundo, haciendo que yo llegara con sus relatos a todos los sitios sin necesidad de moverme. Una profesión que alimentaba el romanticismo y que con cada partida y regreso nos traía no solo tranquilidad y un respiro económico, sino nuevas historias para mi mente insaciable”.

Lo que más me ha gustado de esta historia de amor es quizás la pureza de las palabras y el estilo casi poético que se mantiene durante todo el relato. Me gustan todas las metáforas que usa la autora y como de vivos están todos sus personajes. El final es brillante y pristino. 9,5 

El saxofonista de Esther García Sanz

“Nos quedamos en silencio unos minutos, escuchando los gorgoritos de algunos pájaros y las conversaciones lejanas de los transeúntes”.


Esta es una historia de amor melancólico con dos focalizaciones. Él, olvidadizo. Ella, siempre recordándolo. Música y escultura; lleno de arte. Él se pierde y ella le busca. Un “tragiromance”. Me ha gustado mucho la alternancia del punto de vista. Un gran acierto por parte de la autora. 8

Näive de Cristina Alfaraz

“yo me ahogaba entre las proposiciones comerciales -a mi edad ya nadie habla de amor – de hombres con rango muy inferior al mío que solo veían en mí un título”


La viuda es un personaje redondo. De ideas muy claras en cuanto al amor y al dinero. He podido sentir el influjo del metal de las monedas durante todo el relato. La estupefacción y la traición son muy sentidas. Sobre todo en los ojos de una mujer que parece que ya lo ha visto todo, y aún así, la acción se hace con la historia en un periquete cambiando el rumbo como el barco en el que se sube.  9


Como total, la antología es merecedora de 4 estrellazas y es una lectura que os entretendrá muchísimo. Os la recomiendo, tiene muchas joyitas.

4stars

 

hr-eva-hellmann5


Quiero participar en la antología extraoficialmente con mi pequeño relato:

Mi pequeño infierno

Cuando me hablaron del infierno me contaron dos historias muy diferentes.
Una sobre un lugar en llamas lleno de gente siendo torturada bajo el reinado de Satán. Los géiseres de magma se elevaban y ascendían junto a la risa de su demonio particular. Todos los allí presentes estaban atados de pies y manos con pesados grilletes a la pared de un volcán, condenados a la inmovilidad y al dolor por sus pecados. La lava les iluminaba la cara de abajo a arriba, dando a todas esas almas una fea apariencia roja, como los demonios que eran. Grotescos seres que no merecían redención.
La otra era sobre un sitio gélido que enfriaría cualquier alma para luego partirla con una fuerza apabullante hasta dejarla hecha trocitos sombríos que luego el rey del infierno pisaría hasta reducirlos a frío polvo negruzco. Este lugar era reinado por un Dios del hielo, cuya indiferencia distaba mucho de aquella del que llamaban “Satán” y se divertía fustigando a los crueles. Esta montaña azulada era un recóndito sitio donde llegaban las almas por las que nadie lloraba.

Lo que me encontré cuando morí  y fui al infierno por mis pecados era una mezcla de los dos. El fuego había derretido el hielo hasta convertirlo en un mar que me rodeaba. Estaba en una minúscula isla con dos palmeras, un frondoso seto y mucha arena. El aspecto, que a primera vista parecía paradisíaco, enseguida se tornó desértico al sentir que estaba solo. La arena que tocaba la sombra estaba fría y húmeda, como si el agua reptase por debajo como una mano gélida. En contraposición, la arena que era bañada por el sol contenía pedacitos de fuego, ascuas de carbón y azufre que atravesar hasta el agua. No estaba atada, pero la experiencia de campar a mis anchas por el reducido espacio era una tarea desapacible. Lo recorrí de todas formas queriendo reconocer el perímetro. Al llegar a la escueta playa dominada por un sol tres veces más grande que el que recordaba en vida me agaché y formé un cuenco con mis manos. Probé el líquido que tenía ante mi y lo encontré salado, como si fuesen las lágrimas de aquellos que fueron torturados en cuerpo y alma antes de mi llegada. El sitio no estaba desierto, pero, en mi isla, no había nadie más. Achinando los ojos pude divisar otra isla como la mía, tan cerca pero tan lejos, donde la sombra de alguien como yo asomaba y movía su brazo en alto a modo de saludo. A pesar de que el sol le daba de lleno, era la cosa más negra que jamás había visto. Era una silueta sin ninguna facción. Era pura sombra. Un escalofrío me recorrió por dentro, como una descarga que te hace temblar.
Satán no dominaba desde arriba como un demonio volador, ni desde la tierra como un macho cabrío, sino que vigilaba por debajo, a nado. El agua significaba peligro y yo, al hundir mis pies en  ésta había invocado al protector de este peculiar reino que llegó raudo a mi llamada y saltó fuera del agua a modo de macabro saludo. Me dejó ver cada parte de su cuerpo al hacer un giro de tirabuzón en el aire. Cabeza de tiburón, ojos de cabra y cuerpo de pulpo. Aplanado y liso como una raya por debajo, y espinoso como un erizo de mar por la parte superior. Era negro como la obsidiana, y le atravesaban franjas grises que se movían como el humo. Era eficiente nadando gracias a sus su forma aerodinámica y a sus tentáculos propulsores y mortífero por cualquier lado que lo mirases; lleno de dientes, escamas, pinchos y ventosas. Caí sobre la arena de culo ante la visión de este ser primigenio y un miedo gutural que me vino de muy dentro me previno de mantener los pies en alto, fuera del agua.  Pude entonces ver mis pies con claridad. Yo también era una sombra negra perfectamente delineada. El Dios del inframundo dio vueltas a mi isla con gran celeridad dándome la bienvenida, juguetón. A lo lejos, mi compañero sombra había dejado de saludar y se había adentrado en el agua. Su saludo parecía ahora una muestra de gratitud por la distracción que había conseguido. Minutos después su figura se perdió en el horizonte. La visión del agua me dió sed, además de la sal que se había colado en mi boca. Volví a la parte sombría de mi isla y zarandeé una palmera con ahínco hasta que un cayó uno de los coco maduros. Busqué por la zona una piedra lo suficientemente afilada como para partirlo. Mi tarea se vió interrumpida por un grito desgarrador que hizo eco en las pocas nubes del cielo. El mar empezó a ponerse turbio y furibundo. El cielo pasó del azul, al naranja,  asentándose un poco el rosado dando paso en grandiente a un potente rojo en el cual se estancó el amenazador atardecer. Una gran ola que se fue formando a lo lejos acabó chocando contra mi playa tiñendo la arena de carmesí y llevándose el dolor de mis pies quemados muy adentro, como lo hace la resaca. Supe entonces que el Dios había agarrado a su presa entre sus fauces y la había devorado. No se jactaba en su destrucción. Fue rápido. No le dejó soltar más que un alarido.
Me acerqué a la playa, desolado, con un dolor en el pecho que subió por mi garganta y se implantó en mis ojos. Dejé que las lágrimas se derramasen y formasen pequeñas ondas cinculares en el agua que se había apaciguado gracias al dolor ajeno. Cuando esas dos pequeñas gotas cristalinas tocaron a sus semejantes el rojo se apagó de golpe y se hizo la noche. Una noche oscura sin estrellas ni luna que engullía todo. El miedo se apoderó de todas las pequeñas islas monofamiliares de aquel inframundo. La cordura nos fue arrancada de la piel y llantos desgarradores viajaron por la oscuridad. Yo me uní a ellos, en una locura perruna llena de aullidos. Me sentí parte de un dolor y un pavor que navegaba por el agua y que fortalecía al kraken marino y subía el nivel del agua dejándonos con menos espacio en el que movernos. La aprensión por salir de ese pequeño rincón que quería hacerse mi terrorífico hogar y que se iba reduciendo cada noche se instalaba en mi mente. Me nublaba el recuerdo del vecino muerto tras su intento fallido. Tras un tiempo indeterminado se hizo de día. Al alargar mi cuello y otear al horizonte volví a reencontrarme con una sombra vecina. Una negrugra se sentaba en la orilla de la playa más próxima, sin saber que esos pies en el agua estaban llamando a la bestia. Intenté avisarle por todos medios; gritando, saltando, alzando los brazos y moviéndolos fervientemente, pero mi compañero en este infierno no se percató de mi presencia. Vi unos pinchos acercarse a su isla y como el monstruo le dio la bienvenida, tal y como me había pasado a mi.
El atardecer se sucedió con un grito, y la noche llegó con un llanto. El nuevo día trajo la esperanza de salir de ese infierno que se iba reduciendo porque no hay infierno sin esperanza.

a Rafflecopter giveaway

Anuncios

17 comentarios en “Reseña: La isla del escritor

  1. Increíble reseña 😀 Muchas gracias por tus palabras, me alegra un montón saber que disfrutaste con la lectura y que me merezco un notable alto 😛 El resto de mis compañeros de antología son GENIALES, yo también disfruté con toda la antología ❤ ¡Gracias!

    Me gusta

  2. ¡Me ha gustado mucho tu isla!

    En las pocas palabras que has utilizado has creado un personaje con el que empatizar como lector y un universo infernal que nos deja pensando un rato. Es ahí, cuando el texto sobrepasa su limitación y llega a la mente de las personas, es cuando permanece ahí resonando que sabes que el relato es excelente.

    Contaremos contigo para la proxima antología??

    Un saludo y muchas gracias por la reseña!!

    Cristina

    Le gusta a 1 persona

    1. Me encantaría participar si se convoca otra. Una pena que no conociese el proyecto cuando se empezó.

      Me han gustado tanto los relatos y el libro como archipielago…¡estoy encantada!
      Los autores me han evocado tantas emociones desde el primer momento que se formó la idea de una isla infernal sobre la que supe que tenía que escribir. Quería sentirme partícipe de alguna forma.

      Mil gracias por valorar mi pequeña isla infernal de sombras.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

    1. Estás de suerte porque creo que es la categoría con las notas más altas. Yo no soy lectora de romántica habitual (siempre digo que prefiero leer otros géneros que por lo general, contienen romántica también) pero estos autores han creado historias que distan mucho de la típica novela de romance actual. Son todos relatos y cuentos dulces y originales que tienen un toque de algo más.

      Le gusta a 1 persona

    1. Si te toca la antología en el sorteo lo vas a disfrutar. Es un relato genial. No he podido escribir más sobre él para no descubrir la sorpresa. Creo que el título es bastante explicativo. Una expresión latina que me encanta.
      ¡Un abrazo y suerte!

      Me gusta

  3. Hola Lulú.
    Gran reseña, muy completa y con mucho tacto en las críticas. Ojalá todas fueran iguales! ;P
    Muchas gracias por la parte que me toca. Me alegra que hayas sabido ver lo que hay detrás de una aparente isla de “dominatrix” sin más.
    Seguro que en la próxima Antologia, podremos contar contigo. Deseando poder ser compañeros de proyecto 😉
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Un placer J. Carlos, muy buena lectura.
      Ojalá la recomendación que hago con la reseña llegase a más gente y lo leyesen porque es dificil hacer una antología de tanta calidad con diferentes escritores. Estoy leyendo algunas y bueno, esta ha sido la mejor.

      A ver si hay suerte y se convoca otro concurso y puedo estar entre tan buenos escritores. Gracias por pasarte a comentar.
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s