Reto #2

2. Describe una escena sensual con una pareja que termina desnuda en la barra de un bar.

Escándalo

Los finales de los noventa fueron una época dominada por una corriente que intentaba buscar la individualidad con modas virales. Los temibles pantalones de campana de los setenta volvieron a las piernas de todas las muchachas jóvenes que pisaban con la fuerza y similitud de patas de elefantes. Esta vuelta al pasado chocó de lleno con el empujón tecnológico de los sms y su lenguaje indescifrable. Cada persona, intentando comunicarse mediante el menor número de letras posibles inventaban un nuevo lenguaje que terminó por dificultar el entendimiento. Se abrió una brecha entre los defensores de la “q” y de la “k”. Los teléfonos tenían una graciosa tapa que protegía las pantallas y el sonido de las teclas se disimulaba mejor que nunca.

En la cuidad de Coslada, en Madrid, se construyó un gran edificio que intentaba imitar, pobremente, al partenon griego y un panteón romano con colores chillones y luces de neon. Se inauguró como un centro cívico nocturno que, en ocasiones, poco distaba de un prostíbulo.
Era el edificio de moda de todo el corredor del henares y contenía varias salas de fiesta dentro del mismo. La discoteca light, para mayores de 14 años y menores de 18 era una de las más conocidas. “X-kándalo” como se llamaba en la época de la escritura irregular. Era un antro que se llenaba cada viernes y sábado ante la llamada de decadentes fiestas: la más famosa “La fiesta de la fresa” que tenía carácter anual. Los buses interurbanos que llegaban a Coslada lo hacían a reventar de sus aclamados “x-kandalosos” que gritaban y se agarraban a las barras del automóvil cual simio en una jaula esperando a una dosis de dopamina en un laboratorio experimental. La discoteca para menores se empezaba a llenar a las seis de la tarde y cerraba a las diez. La cola para entrar daba la vuelta a la manzana, y más aún cuando los porteros tenían la dificultad de pedir el DNI y cachear a quienes entraban en busca de botellas de alcohol de contrabando y objetos punzantes. Este antro contaba con un montón de leyendas de lo más esperpénticas. La más disparatada fue, seguramente, el apuñalamiento de una chica a otra con un peine de peluquería a la salida del local. Desde entonces, a las diez en punto, varios coches policiales se personaban en el lugar para detener las peleas que originaba un poliamor no consultado y el alcohol que escondían en los sitios más recónditos de sus partes pudientes y del que bebían como si fuese la fuente de la eterna juventud.

Otra de esas leyendas más conocidas, se dio un sábado. Los carteles de “La fiesta del beso” se colgaron en la entrada principal. Dos labios carnosos se rozaban tímidamente y dejaban a la vista poca lengua, que era antiestética en anuncios y películas pero cachonda y sensual en la vida real. La llamada fue potente ya que bajo el titular se avisó de que en el evento se organizaría un concurso de besos. Nada mejor para vender entradas que las hormonas.
La cola daba la vuelta al recinto, como si fuese el día de la fresa y el local se llenó hasta los topes. Hubo chavales que hicieron cola desde por la mañana, emperifollados y con un tubito de colonia en el bolsillo para poder encontrar esa pareja que besar en un ambiente caldeado y sudoroso.

La música electrónica se metía en el cuerpo de los presentes y les hacía reverberar. El “pum”, “pum” les alocaba el corazón, dictando un nuevo ritmo que seguir. La luz estroboscópica les hacía ver el mundo a destellos y retazos, una cámara lenta que solo dejaba ver los momentos más bellos. Los muchachos, observaban desde la barra a sus presas que bailaban sin pudor atrayendo sus miradas, esperando que las eligiesen para el concurso sin preguntas, solo con sus labios. Los más atrevidos, los que habían encontrado pareja en la cola, a plena luz del día, estaban ya en su particular concurso de besos dentro de una sala con sofás donde poco importaban la luz y la música, ya que solo se limitaban a sentir con su cuerpo, con los ojos cerrados y los oídos atentos a gemidos y alientos.

La pista de baile se sumió en un silencio seguido de protestas y luego, ayudado de un micrófono para acallar a los “farrucos”, el DJ dio comienzo al concurso de besos.
Él llevaba mirándola toda la tarde. Veía como su falda se levantaba con cada pequeño salto al ritmo del hardcore. Sus propias manos recorrían su cuerpo, mostrándole cada curva de éste. Ella sabía que le estaba mirando y le sacaba la lengua siempre que podía, provocadora. Se comían con los ojos todo lo que podían y tragaban para aguantar el calor que les recorría el cuerpo.
El chaval se envalentonó y fue hacia ella. La agarró de la cintura, demandante, pero fue ella quien se impuso cogiéndole la cara y estampándola contra la suya, deseosa, femélica. No había tiempo, solo sentimiento. Los gritos de emoción embaucaron la sala. La pareja, ajena al mundo y fogosa se dejó llevar, moviéndose al ritmo que imponían sus caderas, maldiciendo la ropa. Las manos volaron y agarraron cuanta carne pudieron. Ella le mordió y él gruñó contra ella como una bestia. Su pies les llevaron hasta la barra, buscando una posición horizontal en la que ser solo uno.

La historia acaba con ambos retenidos por la policía, rojos como un tomate y teniendo que dar explicaciones a sus padres, sobre como unos chavales de quince años habían saltado encima de la barra del bar quedándose semidesnudos frente a más de mil personas.

aesthetic-elde-reto-2

Anuncios

3 comentarios en “Reto #2

  1. Leyendo tu propio comentario he de decirte que creo que has sabido manejar bien la escena. Si bien dices que hay demasiada situación eso me ha servido para anticiparme al momento. La información que me ibas dando me creaba expectativas y solo quería saber qué iba a pasar al final. En cuanto a la chicha y el final, has sabido introducir la escena sin tener que describirla. Creo que el final ha sido muy bueno porque te deja todo a la imaginación pero con las pautas que nos has dejado previamente. A mí, personalmente, me ha gustado tu relato 🙂 Nos seguimos leyendo, ¡Besitos sonámbulos! ⭐️🌙

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s