Reto #4

4. Escribe una historia en la que salves la situación con un mayúsculo deus ex machina

Disclaimer: Este relato se entiende mejor si se ha jugado al juego de rol Vampiro: La mascarada. Si no has jugado…¿a qué esperas?

Basado en partidas reales.

Tornar las tablas

—Cuéntame un poco quién es tu personaje y sus motivaciones —le preguntó el master de la partida.

—Vale, pues soy un nosferatu neófito que quiere que le llamen “teclas” —dijo mirando su ficha—. Vivo en el manicomio abandonado en las afueras de la ciudad donde tengo una base montada en plan guay, con mi ordenador donde juego al LoL por la noche.

—¿Tienes ofuscación tres para usar la habilidad de la “máscara de las mil caras” y que no te vean lo feo que eres?

—No.

—Vale, pues descríbete físicamente.

—Soy un tío alto y gordo. Mi figura es grande en general. Llevo una gabardina marrón rollo detective. Huelo a pescado podrido y tengo parte de la cara recubierta de escamas. Tengo incluso unas cicatrices que parecen branquias. Me he puesto el defecto de “herida supurante” aquí al final de la ficha de personaje. Llevo un parche en el ojo izquierdo porque me falta y debajo no tengo un ojo de cristal ni nada, tengo un boquete en toda la cara. Ah, y soy calvo.

—Bueno, sí, que tienes apariencia cero. ¿Y si no tienes el nivel de ofuscación tres para ir por las calles con una cara que no sea esa de pez que haces? ¿vas siempre ofuscado? ¿Tienes nivel dos?

—Sí, pero no me gusta usar disciplinas. Me muevo por las cloacas mayormente. Me conozco el sistema de alcantarillado. Pero soy muy vago y prefiero quedarme en mi guarida jugando al pc. Si puedo hacerlo por ordenador prefiero no salir.

—¿Pero haces tus recados tu? ¿Como te alimentas?

—Mis recados me los hacen mis sirvientes. Me he puesto dos puntos y me los he inventado. Te cuento. El primero es un gato negro que pulula por la ciudad y que se entera de los cotilleos y me los cuenta. Se sube a los tejados y todos para escuchar conversaciones. Aunque casi todo lo hago yo desde el pc hackeando. Se llama misifú. El segundo ghoul es un sudamericano drogadicto que se pinchaba por aquí y además de chivarme cosas de los barrios bajos me deja beber de él. Se llama Juanito Lópes. Con S, Sí.

—¿Por qué…?

El master gesticuló con cara de desconcierto.

—Me da pereza ir a cazar. Es difícil con mi cara.

—Vale, pero ¿Y lo de sudamericano drogadicto porqué?

—Drogadicto para que se crea que lo está flipando y no se asuste de ver mi cara. También tengo adicción a la cocaína y me mola ponerme yo también cuando bebo de él. Lo de sudamericano para que pongas acento cuando actúes como él.

—¿De verdad eres tan capullo? —le preguntó el master a su jugador con cara de exasperación.

—Como master tienes que aprender a interpretar distintos tipos de NPC’s. Yo solo te ayudo —dijo el jugador aguantándose la risa.

—Ya…ayudar —dijo enmarcando la palabra con un gesto de entrecomillado.

—Alex, revísate la ficha mientras le echo un ojo a la de Lorena.


—Lorena, cuéntame como es tu personaje.

—Yo también soy una nosferatu neófita. treceava generación. Soy muy rica y soy la madame de un prostíbulo de alto standing. No tiene carteles de neón ni nada. Es muy reservado y con clase.

—¿Como te llamas?

—Anya Proshenka. Soy de ascendencia rusa.

—Vale, cuéntame más cosas.

—Tengo un ghoul, que es una de las chicas de me ayuda a llevar el local. Le di mi sangre para que fuese más fuerte en caso de que ocurriese algo con algún cliente capullo, pero no suele pasar nada porque yo estoy allí y soy muy territorial. Me he puesto el defecto.

—Imagino que si trabajas de cara al público tu si que tienes ofuscación nivel tres.

—Sí, pero soy super fea. De hecho, tengo una tercera teta en la cabeza. Incluso ofuscada me da pánico que se vea y voy siempre con una pamela y un velo de rejilla que me oculta un poco la cara. Ah, y visto como las mujeres inglesas del siglo XVIII. Corsé, enaguas… todo el pack. Sobretodo en color malva, en plan señora mayor altiva.

—¿Y cuales son tus tareas como madame?

—Cuido de las chicas. Las quiero mucho. El prostíbulo es su casa. Cada una tiene una habitación con una cama calentita y tres comidas al día. Trabajan lo que pueden. Y me pasan información. Secretos que les cuentan los clientes que se follan.

—¿Y cuando sales tu ghoul se queda a cargo? ¿Sigue funcionando el negocio?

—Bueno, como soy muy territorial no suelo salir, pero si tengo que hacerlo las dejo encerradas para protegerlas. Me aterraría que alguien entrase en mi territorio sin yo permitirlo.

El master se quedó de piedra. Tenía que empezar una partida con dos personajes que apenas podían salir de su casa. Como los propios jugadores. La gente no sabía separar realidad y ficción. No eran malos personajes, pero tenía que empujarlos a la historia de alguna manera.

—Empecemos la partida. Os llega a los dos una carta a vuestras respectivas guaridas. Imagino que tú Lorena tendrás una habitación preparada para que no entre la luz del sol y eso por el día ¿no?

—Sí, el sótano del local es mío. Lo tengo bien acomodado para mí. Por cierto, se llama “Delicias” —respondió ella con gracia.

—Vale, bueno, os llega una carta, al buzón, por debajo de la puerta… el caso es que os llega. ¿Lo abrís, imagino? En él os convocan al Eliseo. El príncipe quiere reunirse con todos los vampiros de Santa Mónica porque tiene una noticia desagradable que dar. No pone nada más.

—¿Es obligatorio?  —preguntó Alejandro.

—No, pero siempre está bien ir.

—¿El príncipe de que clan es?

—Es un toreador. Un comerciante de arte muy famoso.

—Paso, los toreadores me dan asco. Me quedo jugando al LoL y ya hackearé las cámaras del eliseo y me enteraré de la movida. O mandaré a mi gato —contestó Alex.

—¿Tu vas, Lorena? Bueno, Anya.

—No. Si son malas noticias es que algo malo pasa en la ciudad. Soy territorial. Tengo el defecto. No voy a abandonar a mis chicas.

El master se quedó mirando a sus jugadores y pensando en lo idiotas que eran. Meditó durante dos segundos

—Vale. Un meteorito cae sobre Santa Mónica y soluciona todos los problemas porque morís todos. FIN.

Anuncios

12 comentarios en “Reto #4

  1. ES GENIAL, PURAMENTE GENIAL.
    Como jugadora de rol y también master que ha tenido a veces que amenazar con meteoritos, soy completamente fan de este relato. Yo tenía un personaje precioso de Vampiro: la mascarada, pero no sé si sigo teniendo la ficha por alguna parte de mi ordenador. Tenía una trama muy interesante.
    ¡Un besín!

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo he sido master y jugadora también, y he visto las dos caras. He sido master seria y master loca, pero sobre todo jugadora troll, y me han amenazado con meteoritos muchas veces xD A veces los jugadores lo ponemos MUY difícil.
      Nunca pierdas las fichas de los personajes porque es genial verlas después de mucho tiempo.
      Yo tengo mucho cariño a todos mis personajes ❤

      Le gusta a 1 persona

  2. Buenas, Lulu. Buen relato y he sufrido esa situación.
    También fui master, pero de Homble Lobo, el Apocalipsis (y de Traveller y Aquelarre). Jugar he jugado a casi todo, aunque hace años que no juego.
    En las partidas siempre hay un master que se cansa de algún jugador y acaba con él como sea.
    En lo formal debería echar un vistazo a la puntuación de los diálogos, que tienen sus normas.
    https://deliriosypalabras.com/2016/10/03/vade-retro-como-puntuar-dialogos-i/

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo en partidas de hombre lobo solo he estado en calidad de oyente. Como tú, hace un par de añitos que no juego, pero me sigo acordando de las batallitas y me río sola.

      Descubrí ese blog hace nada. Soy PÉSIMA con la puntuación en general, pero con los diálogos más. Recuérdame también que jamás escriba directamente en blog. Muy bonitos los borradores pero me salen siempre con erratas. En seguida me pongo con la corrección. Mil gracias.
      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Jajajaja me he reído un montón con el relato, aunque no he jugado al juego ni lo conozco, sí que he visto algunos roles por Twitter y jugado a mis propios roles (de Harry Potter XD) por el chat con amigas hace muchos años, así que puedo entender la desesperación del Máster cuando ve que no hay manera humana de dirigir la trama con los personajes disponibles. Me he reído un montón con el final 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Seguro que lo del meteorito lo pensó una amiga que hacía de master, cuando a mi personaje (malkavian) le pareció buena idea arrancarle un ojo a la reina porque pensaba que era una impostora. Me parece que le fastidié toda la trama que tenía pensada. Culpa también de los demás pj’s por animarme. Si un malkavian cree que es una buena idea, probablemente no lo sea en absoluto.

    Pd, me ha encantado la originalidad del enfoque!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por comentar.
      La verdad es que como máster dan ganas de coger la mesa y darle la vuelta y romper todas las fichas y mandar a todo el mundo al carajo. Como jugadora soy igual de troll que el resto. No tengo piedad con mi master.

      Ser master es jodido, tienes tu idea en la cabeza, no muy fija para que la gente pueda hacer lo que quiera, pero jamás de los jamases tus jugadores irán por el sendero que les indiques.

      Los malkavians son así. Y siempre tiene que haber uno en la partida para darle juego.
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s