Reto #8

8. Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.

Bang Bang Land

Mia todavía no había ido a ver a tocar a Sebastian pero esta noche lo haría. Le vería desatar su pasión por el jazz junto a sus nuevos compañeros de grupo.
En principio no le gustó que aceptase la oferta. No era el mismo estilo que le gustaba a Sebastian. Era más moderno, más electrónico, más comercial. Le faltaba ese toque que Seb le estaba enseñando a apreciar. Ese «je ne sais quoi» que hacía que le brillasen los ojos enmarcados por patas de gallo. Las arrugas de la felicidad.
Aún así, le apoyaría para que triunfase.

Cuando llegó a la sala le impresionó verla llena. No iban a tocar en un antro ni mucho menos. Tenían un cartel luminoso, coristas, bailarines y un gran público.

Seb tocó  una pequeña introducción para su compañero. Una luz tenue iluminó al vocalista señalándolo como líder indiscutible de la banda. Empezó a cantar suavemente acompañado del golpeteo del piano. El público estaba en completo silencio dejándose llevar por su potente voz.
Mia era la única que buscaba la atención del pianista y le daba la suya propia. Estaba entre el público, en la oscuridad, con una sonrisa tonta en la cara, intentando que viese lo emocionada que estaba por él. Seb estaba relegado a la parte izquierda del escenario, enfrascado en su tarea. Pulsaba las teclas. Una y otra. Dejando que resonara cada nota que acompañaba la milagrosa voz de su compañero.
La canción empezó a coger ritmo. Seb miró al público y giñó el ojo a su chica que se mordió el labio en contestación. Más instrumentos se sumaron para crear una melodía más pegadiza. Seb empezó a tocar más teclas de un piano electrónico y todo el escenario fue iluminado. La marcha se había inaugurado. El público generó gritos de emoción unificados por el espectáculo y se dejaron llevar hasta el escenario a empujones, queriendo tocar a los músicos como si hubiesen sido convocados por sirenas. Mia vio su espacio reducido. La empujaron a codazos para hacerse paso como fans posesos que necesitan el jazz cual droga. Se distanció del escenario como si una ola  hubiese roto contra ella. Las tres coristas pusieron el toque que acabó por enloquecer al público con sus cánticos. También lo enloquecieron con sus alaridos de terror. Desde detrás del cantante fueron las primeras en ser conscientes de lo que estaba sucediendo. Alguien de entre el público había alzado un brazo con un arma y había disparado contra el cantante. Dos disparos que no se oyeron por culpa de las trompetas que seguían tocando ajenas a la locura que se había desatado. El hombre cayó al suelo llevándose las manos al pecho. El resto de compañeros tiraron sus instrumentos al suelo para socorrer a su amigo. El atacante aprovechó la confusión y volvió a disparar. Seb fue el siguiente en ser fulminado. De su cabeza empezó a brotar la sangre.

Mia nadó entre la gente hasta que llegó al brazo armado y empezó a forcejear contra él.

Al día siguiente salió en todas las noticias y en la prensa. Mia fue considerada una heroína nacional. Consiguió reducir al psicópata homicida. Pero ella no quería ser una heroína. Quería ser actriz. Quería que lo de ayer por la noche fuese todo un acto. Un papel. Pero no fue así. Su novio estaba muerto por un fan loco que creía que le habían copiado la canción.
La realidad supera a la ficción.

aestheticreto8

Anuncios

3 comentarios en “Reto #8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s